El proceso del sueño

dormir bien

Con motivo de la celebración del día mundial del sueño, hoy 19 de marzo queremos compartir un poco sobre como mejorar la calidad e incrementar la salud en el sueño.

Hay dos procesos que regulan tanto el tiempo como la duración del sueño: la regulación circadiana (proceso C) y el control homeostático (proceso S). Adicionalmente hay otros factores que nos pueden afectar como el ambiente, el estrés, los medicamentos, las hormonas entre otros…

El proceso C es como el reloj interno que regula el ciclo del sueño por medio de la luz y la melatonina. En la ausencia de luz, el cuerpo produce una hormona llamada melatonina que nos hace dormir. Cuando la producción de melatonina cesa, es la señal que necesitamos para despertar.  Podemos alterar con nuestro comportamiento la producción de esta hormona, estando bajo la luz por tiempo prolongados, retrasando su producción y de esta manera retrasando el sueño.

Proceso S promueve el sueño basado en la cantidad anterior de tiempo que pasamos despiertos. Durante la vigilia nuestro cerebro acumula sustancias que estimulan el sueño, pero cuando nos dormimos estas sustancias se van acabando. Este proceso es particularmente importante cuando tomamos siestas en algún momento, porque estamos agotando las sustancias del sueño y más tarde no seremos capaces de dormirnos en el horario habitual en la noche.

La conclusión es llegar a un equilibrio entre los 2 procesos. Se ha demostrado que la reducción de la duración del sueño causa deterioro en la función cognitiva, mientras que el sueño deficiente se ha asociado con una mala salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat